Talent Cards: cómo utilizarlas en casa


Son muchas las preguntas sobre las TALENT CARDS que me habéis ido haciendo desde que vieron la luz hace ya un añito. En este video os explico cuál fue su origen, qué me llevó a crearlas y cuál fue mi principal motivación. Además, os resuelvo algunas de las cuestiones que me planteáis habitualmente y os explico cómo utilizarlas en casa.

Espero que el video os aclare muchas dudas y cualquier cosa ya sabéis que estoy a vuestra disposición 🙂

Me encantará también que aquellos que ya las habéis probado me dejéis vuestros comentarios aquí abajo en el blog o a través de las redes sociales, no sabéis lo importante que es para mi vuestro feedback.

Y como siempre, no dejéis de suscribiros al canal y si pensáis que este vídeo puede ser útil para otras personas no dejéis de compartirlo. Mil gracias a todos.

Os dejo con el vídeo:

 

 

Os puede interesar:

¡Pack!
34,95 IVA incl.
¡Pack!
34,95 IVA incl.

Talent Cards: conversaciones, emociones y creatividad en familia

Visita la tienda de Talentina

[vc_row][vc_column][vc_column_text]


¡Y por fin ha llegado el día! Por fin puedo ya presentaros el primer producto de Talentina, las TALENT CARDS. Un juego hecho con muchísimo cariño para que lo disfrutéis en familia.

Hoy quiero presentarle al mundo mi propuesta y gritar alto y fuerte que ¡creo en ella! y en su poder para mejorar la relación con nuestros hijos.

Un sueño que nace de la inquietud de pasar más tiempo de calidad en familia, sin prisas y sin pantallas, de la necesidad de hablar de emociones, de conocernos mejor y de desarrollar la imaginación juntos, mientras nos reímos y disfrutamos. 

Ojalá que mi sueño logre contagiaros a todos y llevar a vuestras casas tanta felicidad como ha traído a la mía 🙂

Dicho esto, paso a explicaros más en detalle en qué consisten las Talent Cards, un mismo juego con 3 versiones diferentes:

  • TALENT CARDS, CONVERSA: un juego para mejorar la comunicación en casa. Talentina nos propone 40 temas de conversación interesantes para compartir tiempo y valores con nuestros hijos. Para hablar de cosas de las que de otra manera quizás no hablaríamos y salirnos de las recurrentes preguntas de siempre. Os sorprenderán algunas de ellas y veréis que muchas os dan pie a hablar de temas que tienen bastante miga. Un juego pensado para que podamos «conectar» con nuestros hijos, compartir nuestros valores con ellos y ¡conocernos mejor!.

Juego para conversar en familia

  • TALENT CARDS, EMOCIÓNATE: un juego para desarrollar la inteligencia emocional. Talentina nos  propone 40 preguntas abiertas para hablar de emociones con nuestros hijos, ampliar su vocabulario emocional y reforzar el vínculo afectivo entre padres e hijos. Os confieso que ¡me encanta cómo ha quedado este juego!. He intentado abarcar en él un amplio abanico de emociones y dar pie a que salgan temas super chulos “emocionalmente” hablando. De vosotros dependerá también el jugo que le queráis sacar, pero os prometo que os va a dar mucho juego.

Juego para hablar de emociones en familia

  • TALENT CARDS, IMAGINA: un juego para potenciar la imaginación en familia. Talentina nos propone 40 preguntas y situaciones para imaginar sin límites y dar pie a expresar nuestras ideas, nuestras ocurrencias, nuestros sueños, etc. Este es el juego con el que más me he divertido haciéndolo y con el que más nos hemos reído… Imaginar es algo taaaan potente con niños… y el intercambiar ocurrencias en familia UNE mucho, os lo prometo! 🙂

Juego para potenciar la imaginación en familia

El juego (cualquiera de los tres) apenas ocupa espacio así que lo bueno es que se puede llevar a cualquier sitio y sacar en cualquier momento: en un viaje, mientras esperamos en el médico, en las cenas, en los desayunos, mientras esperamos a que el hermanit@ salga de esa extraescolar, en esa cola interminable, etc.

Y en cuanto al diseño… ¿qué os voy a decir yo de Talentina? Que cada día me gusta más! y que este es su primer producto, pero que espero que vengan muchos más detrás!!!

Quiero agradecerle a mi marido que siempre haya creído en mí y en mi proyecto y también a mis hijos, que tengo que deciros que incluso me ayudaron a pensar en algunas de las preguntas del juego, en un braimstorming… Eso se llama “trabajo en equipo”.

Se lo dedico a todos ellos, para que nunca dejemos de comunicarnos, de expresar nuestras emociones, nuestros sueños, nuestras inquietudes y valores…  

Espero que lo disfrutéis taaaaanto como lo hemos disfrutado en casa.

Deciros también que sólo se vende en la tienda de Talentina (abajo tenéis enlace directo a cada uno de los productos) y de momento se sirve a España peninsular. Si tenéis alguna duda podéis contactarme a info@desarrollodeltalento.com

Si te ha gustado este post ¡compártelo!

[addtoany][/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

5 cosas que he aprendido con mi tercer hijo

Cosas que he aprendido con mi tercer hijo

[vc_row][vc_column][vc_column_text]


La verdad es que hace mucho tiempo que no escribo en el blog y es que el último año y medio ha sido tan intenso que apenas he tenido tiempo… Ahora quiero recuperar mi actividad por aquí, tengo un montón de ideas y proyectos en la cabeza, no sé cuándo conseguiré materializarlos pero paso a paso… que Roma no se hizo en un día :))

Durante este tiempo me han pasado muchas cosas… La más importante: que ¡he sido madre de nuevo!. Así que he pensado que mi primer post de vuelta sea sobre el aprendizaje que me ha aportado tener un tercer hijo… os resumo algunas de las principales cosas que me vienen a la cabeza:

  1. Que ningún hijo es igual. Parece una obviedad pero es cierto que si ya has tenido dos hijos hay cosas que das por hecho que son así y llega el tercero y te sorprende… Así que si pensabas que por tener dos hijos ya te lo sabías todo, estabas muuuuuy equivocada. En mi caso por ejemplo con los dos mayores no supe lo que eran cólicos… con la peque lo he sabido y de verdad que se pasa muy mal, los padres y los niños… menos mal que al menos en mi caso sólo duró 3 meses… pero ¡hay que pasarlos!…
  2. Que el tiempo es oro. Ya lo sabía con el segundo pero ahora el término “minuto”cobra un significado especial… procuro no perder ni uno para poder llegar a todo 😉
  3. Que cuando hay cierta de diferencia de edad entre hermanos, no existen los celos, sino un AMOR con mayúsculas que da gusto verlo. Los dos primeros se llevan muy poca diferencia de edad, tan sólo un añito, y aunque se quieren con locura, es inevitable que haya cierta competencia entre ellos y que se comparen… así que estoy acostumbrada a medir lo que le doy a uno y lo que le doy al otro para intentar que no haya muchas diferencias y que no se sientan “menos”… Pues llega el tercero y esa competencia desaparece, al menos en mi caso, que ya se llevan 6 y 7 años… y para su hermana sólo existen arrumacos, ganas de achucharla, de jugar y de cuidarla…
  4. Que el amor de madre se estira como un chicle… si te parece que no puedes querer más de lo que quieres a tus hijos… llega otro más y el amor se multiplica 😉
  5. Que si bien soy muy defensora de las rutinas en casa porque dan confianza a los peques y ayudan a tener un orden… tampoco pasa nada si un día no se bañan o si un día no consigues llegar a todo lo que te has propuesto  … la flexibilidad con tres es importante y más si tienen dos ritmos de vida tan distintos como tienen los míos…

Y es que uno con los hijos no para de aprender, y de enriquecerse…

Y vosotros ¿Qué habéis aprendido con el tercero? ¿Alguna por ahí que se haya animado con el cuarto o el quinto y que nos inspire al resto?

Espero vuestros comentarios 🙂

Si te ha gustado este post ¡compártelo!

[addtoany][/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

El valor de las pequeñas cosas

Valorar las pequeñas cosas

Hoy quería simplemente hacer una reflexión sobre la importancia de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida cotidiana. En eso, si os fijáis bien, nuestros hijos nos dan una lección todos los días…

¡Cómo aprecian cualquier pequeña cosa que ocurre! Desde llegar a un césped y ponerse a hacer la croqueta, hasta cocinar un bizcocho, ir al cine o pegarse una carrera por casa en pelotaris muertos de risa antes de meterse en la bañera…  , saben exprimir bien cada momento de la vida ¿verdad?

¡Cuánto deberíamos aprender de ellos!

Y es que ¿qué sería de la vida si no lográramos disfrutar de esas pequeñas cosas?

#TALENTINA lo tiene muy claro:

Cosas que me chiflan

¿Y vosotr@s? ¿Con qué disfrutáis cómo si fueráis niñ@s?

Si te ha gustado esta reflexión ¡compártela!

[addtoany]

 

Por qué celebrar Acción de Gracias

Enseñar el valor del agradecimiento

[vc_row][vc_column][vc_column_text]


El Día de Acción de Gracias se celebra en los Estados Unidos el último jueves de Noviembre. Se trata de una fiesta nacional para pasar en familia. El país entero se paraliza, para que os hagáis una idea es el día de más tráfico aéreo de todo el año. La gente vuelve a sus lugares de origen para estar con los suyos.

Ese día la tradición marca cenar todos juntos y el pavo es el plato estrella de todas las cocinas, eso sí, con diferentes salsas y guarniciones. También el pastel de calabaza es muy típico ese día. Aquí os dejo un menú completito por si os animáis a hacerlo.

Lo cierto es que nunca se me había pasado por la cabeza celebrarlo. Sin embargo, este año nos vamos a animar. ¿Qué por qué?. Ahí van nuestras razones:

  • Porque me parece una idea fantástica tener un día especial para AGRADECER. Nuestros hijos tienen muchas más cosas de las que pueden necesitar y sobre todo las esenciales (salud, hogar, familia, AMOR…) y está bien encontrar un momento para pararse y dar las gracias por todo ello. De hecho, intentamos hacerlo cada día, pero me gusta la idea de tener un DÍA OFICIAL DEL AGRADECIMIENTO (y hasta ahora no lo teníamos, jeje..).
  • Porque es un buen momento para reflexionar, para valorar y para compartir todo lo que tenemos.
  • Porque es una oportunidad para conocer la tradición de otro país y abrirles la mente a otras culturas. La idea es investigar el origen de esta fiesta y preparar juntos platos típicos de ese día que no solemos hacer habitualmente en casa.
  • Porque es un buen momento para inaugurar la Navidad y darle un sentido más allá de los turrones y los regalos.
  • Porque cualquier excusa es buena para hacer una cena especial y a los niños les encanta!

Nosotros lo adaptaremos a nuestras vidas y lo celebraremos el viernes, porque al día siguiente no hay cole y así podrán quedarse más tiempo.

Dedicaremos unos días antes a prepararlo todo. Buscaremos juntos información sobre el origen de esta tradición tan bonita.  Si os interesa el tema os recomiendo esta página en la que podréis conocer más detalles de la historia.

También pondremos un tablón o una cartulina en casa en la que durante los días antes iremos escribiendo las razones por las que queremos dar las gracias. Como el peque aún no sabe escribir, también valen dibujos!

Dedicaremos tiempo a pensar y a escribir (o dibujar) las razones por las que damos las gracias al resto de los miembros de la familia y las leeremos antes de empezar la cena.

Cenaremos y probaremos los nuevos platos y después dedicaremos un tiempo a escribir postales para felicitar las navidades y dar las gracias a la familia que está lejos.

Ah! Y también tendremos banda sonora! En el cole de mis hijos la ponen a todas horas y nos encanta, os dejo con esta canción “GRACIAS A TI” por si no la conocéis.

Y vosotros ¿Os animáis a celebrarlo? ¿Hay alguna otra fiesta de otro país que hayáis incorporado en vuestras vidas? ¡Estoy abierta a escucharlas todas!

Si te ha gustado el post ¡Compártelo!

[addtoany]

 

10 iniciativas solidarias para hacer con los niños


He estado recopilando iniciativas solidarias para hacer con nuestros hijos y quería compartirlas con vosotros. Es cierto que no tienen por qué hacerse en Navidad, cualquier momento del año es bueno para regalar solidaridad en forma de colaboración o donativo, pero en estas fechas siempre surgen más iniciativas de este tipo y quizás sea un buen momento para comenzar a transmitirles nuestro “espíritu solidario”.

educar en la solidaridad

Ahí van algunas ideas para hacer con ellos:

1.      Es un buen momento para donar aquellos juguetes, ropa o libros que están en buenas condiciones pero que ya no usan, de esa manera otro niño podrá disfrutar de ellos. Es importante que el niño empiece a ser consciente de que no todos los niños tienen todo lo que necesitan. Que sea él mismo quien elija los juguetes, los cuentos o la ropa que va a donar hará que no le cueste tanto desprenderse de esas cosas. Cruz Roja suele tener un programa para recoger los juguetes, además cada ciudad tiene unos puntos de recogida, y algunos colegios también empiezan a hacerlo.

2.          También podéis apadrinar un niño.  Ayuda en Acción es una de las ONGs que te permite hacerlo por una donación desde 18 euros al mes. El apadrinamiento nos permitirá construir una relación de amistad con un grupo de niños/as que necesitan nuestra ayuda, acercarnos a una realidad diferente y estar en contacto con otra cultura y recibir cartas de un niño/a en la que nos explique su vida diaria y cómo están cambiando las cosas gracias a nuestra aportación. Es también una bonita manera de transmitirles estos valores a nuestros hijos y de ir abriendo su mente.

3.       La Fundación Crecer Jugando, que defiende el derecho de los niños a jugar, organiza cada año la campaña “Un juguete, una ilusión”, seguro que muchos de vosotros habéis oído hablar de ella. Podemos hacer que sea el niño quien saque dinero de su hucha (5 euros) para comprar el bolígrafo solidario por ejemplo.  Nosotros solemos hacerlo cada Navidad. De esta manera implicamos al niño.

4.       También podemos cocinar algo con nuestros hijos y llevarlo a la Cocina Económica con ellos, para la gente que lo necesita.

5.       Reciclar los tapones de los envases que utilicemos en casa. No cuesta nada tener una bolsa en casa con los tapones de los envases que vamos a tirar. Cada vez son más los padres que necesitan juntar toneladas de tapones para ayudar a su hijo. Es importante contarle la historia al niño para que conozca la realidad de otros niños y recordarle que cada vez que metamos un tapón en la bolsa estaremos haciendo algo importante por alguien que lo necesita. Veréis como enseguida es vuestro hijo quien os recuerda que hay que guardar el tapón.

6.      Colaborar en la operación kilo para los bancos de alimentos.  Es cierto que en la situación actual de pandemia no hay voluntarios como otros años recogiendo comida en los supermercados. Sin embargo, si vamos con el niño al supermercado siempre podemos explicarle la iniciativa y colaborar con una aportación económica que les llegará igualmente en forma de comida a tantas familias que lo están necesitando.

7.    ¿Sabéis que Unicef cuenta con una selección de postales navideñas? Pueden ser postales impresas desde 1,10 euros e incluso postales digitales para que las empresas feliciten las fiestas a sus empleados desde 350 euros.  Con ellas estaremos ayudando a niños que lo necesitan mucho.

8.      A través de la página de Educo también podemos hacer donativos para las Becas comedor e incluso comprar regalos reales (50 comidas para niños de familias vulnerables por 12,5 euros, 100 almuerzos desde 25 €, 140 comidas por 35 €…  son sólo algunos ejemplos de las muchas acciones solidarias que nos permite hacer). Podemos hacerlo con nuestros hijos a través de su página web y explicarles a qué va dirigido nuestro dinero.

9.       Pastillas contra el dolor ajeno, iniciativa de Médicos Sin Fronteras para proveer de medicamentos a personas enfermas sin recursos. Las podéis encontrar en muchas farmacias y lo mismo, podemos explicarles el objetivo a los niños y hacer que saquen de vez en cuando el dinero de su hucha para comprarlas cuando vayamos a la farmacia.

10.   Juegaterapia también ha creado unos bebés pelones fantásticos para que cuando nuestros hijos jueguen con ellos se acuerden de los niños que están malitos. Los venden en Juguettos, el Corte Inglés y hasta en Amazon los podéis encontrar. Lo mejor es que su importe va ÍNTEGRAMENTE a ayudar a niños con cáncer.

Os he puesto ejemplos de algunas iniciativas que me han parecido interesantes para hacer con los niños pero hay muchas más en las que podemos colaborar a nivel local. En cada ciudad o en cada pueblo existen organizaciones, asociaciones, etc. en las que podemos involucrarnos. Y no siempre tiene que ser con dinero, puede ser también con nuestro tiempo y colaboración 🙂

Para terminar sólo algunos apuntes:

  • Es importante que compartamos la historia que hay detrás de nuestra acción con el niño, que sepa por qué hacemos eso y cuál es el objetivo… eso le motivará y le hará sentirse parte de algo importante.
  • Enseñarle con nuestro ejemplo diario. De nada sirve hacer una acción puntual en Navidad si el resto del año ignoramos los problemas de la persona que tenemos al lado. Nuestra actitud, nuestro sentir, nuestra manera de estar en el mundo será lo que le quedará al niño.
  • Es importante hablar con el niño sobre lo que pasa en el mundo, cualquier excusa es buena para hacerlo y que empiecen a ser conscientes de otras realidades (las noticias, un problema de algún familiar, amigo o vecino, etc.).
  •  Implicar siempre al niño en la medida de lo posible. Que no sean meros espectadores sino hacer que se sientan partícipes del proceso, de la donación, del regalo, etc… y hacer que descubran la satisfacción que supone el poder ayudar a otra persona.

¿Qué más iniciativas solidarias conocéis para hacer con nuestros hijos?

Estoy deseando escuchar vuestras propuestas 😉

Si te ha gustado este post o piensas que puede ser útil ¡compártelo!

[addtoany]

Educar para la PAZ

Educar para la Paz

Uno cuando ve las noticias y lee los periódicos no puede dejar de preguntarse ¿por qué? ¿cómo puede ser que el ser humano llegue a ser tan inhumano y tan cruel? ¿cómo se gesta ese odio? ¿cuánto rencor debe acumular alguien para comportarse de esa manera?

Yo sólo veo una solución para cambiar las cosas: la educación. Y es que ante la impotencia debemos pensar que el cambio, como tantas veces, comienza en cada familia.

 

Eduquemos a nuestros hijos en el respeto y en el valor de la diferencia.

Enseñémosles a ver lo bueno del otro, por muy distinto que sea, porque seguro que podrá enseñarnos cosas que nos enriquezcan.

Insistámosles en que no todos tenemos que pensar o sentir igual, tener el mismo color de piel o hablar la misma lengua… en la diversidad está la riqueza.

Preocupémonos no sólo de que nuestros hijos no sufran acoso, sino también de que no sean ellos los que se lo hagan sufrir a otros.

Eduquémosles para que ayuden al de al lado, para que cooperen más y compitan menos, para que sean solidarios y comprometidos.

Enseñémosles a ser empáticos, para que no miren a otro lado cuando alguien sufra.

No podemos cambiar el mundo, pero sí nuestra pequeña parcela, y si todos lo hacemos, esa parcela será TAN GRANDE que el mundo empezará a ser, al fin, un lugar más habitable.

[addtoany]

 

Cómo hablar con nuestros hijos

Cómo hablar con nuestros hijos

Hoy os traigo un vídeo que invita a la reflexión desde la siguiente pregunta ¿qué pasaría si habláramos con otros adultos igual que hablamos con nuestros hijos?

Verlo me ha hecho pensar en lo ridículos que resultamos a veces los padres vistos desde fuera. Sí, es obvio que no es lo mismo hablar con una amiga que tener que educar a un niño, imagino que en eso estamos todos de acuerdo, pero… ¿de verdad es necesario hablarles en ese tono tan arrogante o soberbio? ¿No resultaríamos muy maleducados e irrespetuosos si habláramos así con otro adulto? ¿Por qué lo hacemos entonces con nuestros hijos que es lo que más queremos?

Quizás a veces, de una manera inconsciente, tendemos a reproducir frases, tonos o comportamientos que nuestros mayores utilizaban con nosotros cuando éramos pequeños sin cuestionarlos ni un segundo…

Sin embargo, creo que vale la pena revisarlos y reflexionar acerca de cómo podemos EDUCAR sin caer en esos mismos errores… y es que la firmeza no se obtiene siendo más “bordes” o más cortantes, más al contrario, se obtiene mediante la argumentación y la explicación pausada de las cosas. Si los niños entienden por qué las hacemos de una determinada manera, será mucho más fácil que reproduzcan el comportamiento que tratamos de inculcarles… sin olvidar siempre, lo más importante, nuestro EJEMPLO!

Por eso os dejo este vídeo, porque vale la pena la reflexión,  y quizás haga que al menos por un día (ojalá que sean muchos más!) hagamos el esfuerzo de hablarles como se merecen 😉

¿Qué opináis vosotr@s?

[addtoany]

 

8 recursos para educar niños felices


Cada uno de nosotros tenemos una predisposición innata o natural a ser más optimistas o más pesimistas. Sin embargo, esta predisposición no es inalterable… Se puede entrenar el pensamiento positivo, se puede entrenar el poner el foco en las soluciones, en las oportunidades y en lado bueno de las cosas; en vez de en los problemas, en las dificultades y en los inconvenientes.

Según los expertos los factores externos sólo predicen un 10% de nuestra felicidad a largo plazo, el otro 90% depende de cómo nosotros nos enfrentamos a esos factores externos, y ahí es donde podemos intervenir los padres, para hacer que nuestros hijos tengan recursos suficientes para enfrentarse a la vida “en positivo”.  En este sentido, os propongo algunas ideas/recursos, etc. para entrenar este pensamiento positivo en nuestros peques:

Talentina y el pensamiento positivo

  1. ¡Hoy hace un día maravilloso! Me encanta despertar a mis chiquitines de esta forma, da igual que llueva, que truene, que haya dormido poco o nada… Me gusta que sea la primera frase que escuchan en el día porque solamente por tener la oportunidad de vivirlo ya lo es… quizás ahora que son tan pequeños no le den importancia a esta frase pero estoy convencida de que con el tiempo esa manera de ver el nuevo día irá dejando un poso en ellos que les invitará a pensar que así es, que cada día, por el simplemente de serlo, ya es MARAVILLOSO.
  2. Valorar: mientras vamos en el coche de camino al cole me gusta recordarles la SUERTE tan grande que tienen de poder ir al cole o a la guarde a jugar, a aprender muchas cosas, a estar con sus amiguitos, etc. Mi niña que tiene 4 años se sorprende muchísimo cuando le digo que no todos los niños pueden hacerlo… muchos tienen que andar kilómetros a pie para poder ir al cole y nosotros en unos minutos en el coche llegamos a clase…Enseñarles a apreciar lo que tienen, a valorarlo, y a que se den cuenta de su suerte es la mejor vacuna contra el egoísmo…
  3. Disfrutar de cada instante y enseñarles que la VIDA se compone de MOMENTOS y no de cosas…. reírnos con ellos, jugar, cantar canciones… saborear y exprimir cada minuto del día intentando que no padezcan nuestro «estrés» y nuestras prisas.
  4. Dar gracias: al final del día dedicamos siempre unos minutos a hacer un repaso de lo que nos ha pasado y sobre todo nos fijamos en las cosas buenas y damos las gracias por ellas. Siempre, todos los días, hay cosas buenas…sólo debemos fijarnos bien y poner el foco en ellas en vez de en las cosas que no han sido tan agradables… VALORAR y AGRADECER están directamente vinculados con el sentido positivo de la vida ¿por qué no practicarlo entonces desde pequeños?
  5. Implicarles desde pequeños en actividades solidarias. Que vean que el mundo no siempre es color de rosa pero que siempre se puede hacer algo para cambiarlo… Está demostrado que ayudar a personas de nuestro entorno (familiares, amigos, compañeros, etc.) genera satisfacción y sensación de felicidad.
  6. Animarles y ayudarles a cultivar sus propios proyectos, sus sueños, aquello que les gusta hacer… es muy importante dejarles tiempo y espacio para sus hobbies, para que hagan aquello que de verdad les llena…
  7. Intentad habladles siempre en positivo, usando más el SÍ que el NO, poniendo el ACENTO EN LO QUE HAY QUE HACER en vez de en lo que hay que evitar… Eso hará que a la larga ellos también lo hagan…
  8. Por último, pero no menos importante:
  • Recordad que el cariño y el amor son la base de cualquier aprendizaje
  • Dadles mucha confianza en ellos mismos, que sepan que si quieren y se esfuerzan siempre PUEDEN
  • Y no olvidar que nosotros somos su mejor referencia, si queremos que tengan un sentido positivo de la vida deberemos empezar por encontrarlo y practicarlo nosotros mismos.

Si tratamos de establecer estos hábitos en los niños desde que son pequeños estoy segura de que serán más felices ¿Y a ti? ¿Qué otros hábitos se te ocurren para contagiar a nuestros peques del espíritu positivo de la vida?

Si te ha gustado el post ¡compártelo!

[addtoany]

 

Cómo ayudar a nuestros hijos a sacar lo mejor de sí mismos


Hoy quería compartir con vosotros una reflexión que llevo haciéndome algún tiempo: ¿Cuántos son los condicionantes sociales que limitan nuestra conducta? ¿Cuántos factores externos no nos dejan “brillar” y sacar lo mejor de nosotros? ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hij@s a que estos condicionantes no les influyan de manera tan decisiva?

El secreto está en superarnos a nosotros mismos

Hace poco leía un artículo en el País, que os recomiendo leer, y que me llamó poderosamente la atención. En él se explicaba cómo un experimento con jóvenes estudiantes de Estados Unidos demostró que ante una pregunta concreta cuya respuesta era en principio muy “obvia” los alumnos contestaban de manera equivocada, aun sabiendo la respuesta correcta, sólo para no llevar la contraria al grupo, para no sobresalir y no destacar dentro de él.

Este experimento demostró la capacidad que tiene la presión social de anular o inhibir el talento. Los alumnos preferían hacerlo mal pero formar parte de ese grupo, antes que hacerlo bien pero quedarse al margen o arriesgarse a sentir el rechazo del resto.

Y es que, para muchos, la presión social sigue constituyendo una barrera difícil de sortear por no decir imposible. Muchas veces, de forma inconsciente, tal y como dice el artículo que os menciono, TEMEMOS “llamar la atención en exceso- e incluso triunfar- por miedo a que nuestras virtudes y nuestros logros ofendan a los demás… “

Y yo me pregunto ¿En qué clase de sociedad vivimos en la que se tiene miedo, no ya a equivocarse (que eso daría para otro post) sino a hacerlo bien, a destacar por encima de los demás positivamente?

Quizás detrás de esto se encuentra el miedo al rechazo… pero ¿por qué genera rechazo cuando debería ser causa de admiración?….

El artículo habla de la “envidia” como un mal que nos impide alegrarnos de las alegrías ajenas porque no hacen sino poner de manifiesto nuestras propias “carencias”… y que hace que cuando alguien destaca en algo en vez de alegrarnos, aplaudirle, elogiarle y admirarle… nos dediquemos a apartarle, criticarle y excluirle del grupo.

¿Qué podemos hacer para cambiar esto? ¿Cómo hacer que este patrón de comportamiento desaparezca? No podemos cambiar el mundo, pero sí nuestra pequeña parcela… ¿Y cómo?… Pues enseñando a nuestros hijos desde pequeños a:

  • Creer en sí mismos y a tener confianza en su criterio, en su intuición, que aprendan a escuchar su voz interior para ser realmente ellos mismos. Reforzar en ellos el pensamiento propio, aun por encima del de la colectividad, porque sólo así encontrarán su propio camino y conseguirán dejar salir su propio talento… Muchas veces la “intuición” sí es buena consejera…. Hagamos caso de lo que sentimos, de lo que somos, de lo que llevamos dentro… intentando dejar de lado los prejuicios y los “qué dirán”.
  • Desechar el pensamiento destructivo  (el rechazo, la crítica, la censura, la exclusión, etc.) porque destruyen al otro pero además también nos destruye a nosotros mismos, simplemente porque no nos hará sentirnos bien, no nos ayudará a crecer como personas, a mejorar ni a aprender cosas nuevas de otros…
  • Potenciar y “practicar” con ellos el pensamiento constructivo, el aplauso, el elogio, la admiración, etc. Poner siempre el “foco” en lo bueno de las personas. Esta actitud nos hará aprender del comportamiento ajeno y nos empujará a querer mejorar y crecer como personas y a querer cultivar aquello que admiramos del otro, a “elevarnos por encima de nuestras limitaciones” y aprender cosas todos los días.
  • No dejarse arrastrar ni influir en exceso por «los grupos» o no hasta el punto de no ser nosotros mismos porque, a fin de cuentas, un grupo en el que no podamos expresar nuestra opinión y nuestro criterio con confianza y libertad es un grupo que nos encorseta y nos limita… Será además un grupo que nos arrastre donde vaya la mayoría pero que no nos permita “brillar” con luz propia.

¿Os imagináis que todos los padres lográramos transmitir esto a nuestros hijos? Conseguiríamos, en primer lugar, que fueran más felices y conseguiríamos, al fin, vivir en una sociedad en la que cada uno pudiera dar lo mejor de sí mismo y “brillar” con luz propia, sin miedo al rechazo, a las críticas y a las envidias.

El reto es importante, y no digo que sea fácil, pero comienza en cada familia…

Os dejo para terminar con un fragmento de la película “El Club de Los Poetas Muertos” que tiene mucho que ver con este tema. Nos habla de la importancia de encontrar tu propio camino “Camina a tu aire”. Espero que lo disfrutéis 🙂

Si te ha gustado este artículo ¡compártelo!

 

[addtoany]

 

Responder
1
Hola 👋
¿En qué puedo ayudarte?